MARIELISA VILLASEÑOR

Holistic Health Coach & Chef

Alimentación Consciente



Seguramente haz escuchado de el mindfulness o la atención plena, que significa prestar atención a nuestro cuerpo en el momento presente. Hoy hablaremos de la atención plena pero en otro contexto: La alimentación consciente.

La Alimentación Consciente es prestar atención a nuestro cuerpo para descubrir lo que necesita y dárselo en el momento adecuado, para dejar de “comer por comer”.

La idea principal de esta práctica es aprender a comer. ¿Cómo? controlando los patrones negativos en torno a la comida y adquirir nuevos hábitos saludables para poder disfrutar el acto de comer y dejar de lado las ideas de culpa que muchas veces sentimos al comer.

Estar consciente a la hora de comer implica:

  • Prestar atención a lo que ingerimos

  • Como cocinamos nuestra comida

  • A que hora comemos

  • Cuanto tiempo dedicamos a comer

  • En que ambiente comemos

  • Que hacemos mientras comemos

Para practicar la Alimentación Consciente se requiere llevar una relación sana con la comida. Ponte a pensar ¿cómo es tu relación con la comida? Muchas veces adquirimos patrones o ideas en torno a la comida según lo que vivimos desde niños o lo que vimos y escuchamos en nuestra familia.

Tal vez veías a tu mamá o tu papá culpándose todo el tiempo por comer mucho y no poder bajar de peso, o tal vez no comían carbs porque "engordan", o a lo mejor te decían: "tienes que acabarte todo lo que hay en el plato", o no te metías a la cocina porque te decían que eso es cosa de mujeres, o te escondías para comer tus dulces favoritos, o tal vez estabas sólo mucho tiempo en casa y comías viendo la tele, o vivías sólo y para no llegar a cocinar pasabas por unos tacos antes de llegar a tu casa, o a lo mejor había días en que tus papás no llegaban a cenar y "tenías permiso de pedir pizza"; hay infinidad de ejemplos de situaciones que pudieron marcar inconsciente mente tu relación con la comida, pero no significa que no puedas sanarla.

La próxima vez que te de hambre antes de lanzarte al refrigerador y devorarte lo primero que encuentres, analízate con las siguientes preguntas:

¿Porqué cómo? Porque tengo hambre, ansiedad, aburrimiento o tal vez es solo sed...

¿Cuándo como? Tres veces al día, todo el día estoy picando, cuando me acuerdo o tengo tiempo...

¿Qué como? Comidas balanceadas, lo que tenga enfrente, comida chatarra...

¿Cómo como? Rápido, viendo la tele, hablando por teléfono.....

¿Cuánto como? Mucho porque me salto comidas y luego me estoy muriendo de hambre...

¿Dónde como? En casa sentado con mi familia, en mi escritorio mientras trabajo, en el carro...


Se trata de ir cambiando hábitos, pero para eso primero hay que identificarlos, hay que ver la realidad aunque a veces sea cruel y aceptarla, solo así estarás tomando la decisión consciente de borrar ese patrón y adquirir uno nuevo. Algo si te digo, esos patrones o ideas negativas no se formaron de la noche a la mañana, fueron creándose a través de situaciones repetitivas durante años así que ten paciencia y se persistente.

Aquí te comparto 3 pasos que puedes usar cada vez que vayas a comer para hacerlo de manera consciente (ésta es la palabra clave):


1. Identifica si la sensación de hambre es real

Muchas veces comemos por rutina, por quedar bien o por estrés. Cuando sea “hora de comer” pregúntate: ¿realmente tengo hambre? y después ¿qué tanta hambre?, entonces cocina y come solamente lo necesario, escucha a tu cuerpo y no pienses que hay que acabarse todo lo que está en el plato. Si por el contrario no tienes hambre, espera hasta que tu cuerpo te lo pida, hoy en día nuestro cuerpo tiene suficientes reservas.


2. Mastica despacio

Lo ideal es dedicar por lo menos 20 minutos a comer para poder masticar bien nuestros alimentos, esto te va a ayudar a saciarte antes y además a poder absorber mejor los nutrientes. Cuando vayas a sentarte a comer se consciente se como te sientes antes de empezar a comer, y luego aprende a reconocer cuando ya te llenaste y toma la decisión consciente de dejar de comer.

3. Evita distracciones

Procura comer en un espacio tranquilo (sin televisión, computadora o celular) y sentado. Así nos enfocamos realmente en el acto de comer y prestamos más atención a nuestros sentidos para poder identificar las señales. Si te cuesta concentrarte en la comida, puedes intentar lo siguiente: observa tu plato y descubre los diferentes colores, ¿que ingredientes hay en esta comida?, ¿de donde viene? ¿qué nutrientes me está aportando?, analiza las texturas, descansa el tenedor y cierra los ojos unos segundos para apreciar bien el sabor.

La próxima vez que vayas a comer, detente antes de hacerlo de manera automática y repasa estos tres pasos. Come de manera YOM, disfruta el momento, presta atención a todos tus sentidos y escucha a tu cuerpo, poco a poco aprenderás a escoger comida que te nutre. Hagamonos responsables de cómo, qué y por qué comemos.

#Mindfulness #Alimentaciónconsciente #tips #atencionplena

  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon